-

Cada diario personal implica contar nuestras locuras, las cosas que nos dicta nuestra mente, es un momento para conocernos, escucharnos, y entendernos, porque solo nosotros nos entendemos aunque a veces decimos cosas que no nos parecen, u otras que sí.

¿Para qué restringirse? ¿Para qué decir que no y que ese no sea un anhelado si? ¿Por qué ese si es un sí que quisiera ser un no? ¿Por qué vivimos siempre bajo las mismas reglas?

Este es mi diario, de nadie más, si no les gusta se pueden ir a la mierda. No voy ni tengo que cambiar mi punto de vista. Estos son los suplicios de mi mente y espero nunca dejar de escucharlos. Son mi identidad y mi locura, y estoy más que conforme con ellos.

Perdon si no te gusta, tampoco me importa, pero necesito compartirlo, si no te interesa, podes irte, sos libre y no me interesa que lo leas, solo me interesa aclarar que está bueno respetar a los demás.

Y para los que están de acuerdo, bienvenidos a mis pensamientos montados en el ciber espacio.

Te gusta-

¿Que te parece mi blog?

viernes, 4 de febrero de 2011

+


+Cada vez estoy mas gorda
-No, ¿donde?
+¿No ves la panza que me esta saliendo? Lo ancha que estoy.
-Yo no te veo gorda.
-Tenes que comer menos.
+No como.
-No come.
-Evidentemente sí, por que si no comés no engordas.
+No como.
-¿Entonces como se explica?
+Es propio de mi enfermedad.
-Por favor, vos no estás enferma. Sos grandota que sos otra cosa. ¡Mirate! Sos una bestia, sos tetona, tenes una espalda grande, sos grandota, gigante, que es otra cosa.
+Ah, gracias, me hace re bien lo que me decís.
-Está enputecida de que está enferma.
+Ustedes no quieren afrontar que estoy enferma, que es otra cosa.
-Nosotros tratamos de apoyarte.
+Necesito que me la hagan fácil, por que me cuesta mucho.
-Pero nosotros te estamos apoyando, lo que pasa es qué vos sos gran….-
+Callensé, no necesito escucharlos más. –Se vá y se encierra en su cuarto-

Cinco minutos después.

-Azul, a comer.
+No voy a comer.
-Por favor, una vez que vengo a comer, no hagas problemas.
+Pero ustedes me traen problemas a mi. No me la hagan mas difícil. Ya es difícil de por sí, no saben lo que es. Por favor, solo les pido eso.
-Martin, dejala.
-Vení a comer hija.

Azul se sienta en la mesa, acompañada de su madre y su padre, cenan tranquilos durante cinco minutos, cuando su madre sale con una bomba.

-Realmente, yo sé lo que tenes que hacer para bajar la panza. Tenes que hacer abdominales.
-Y….
+No quiero hablar gracias.
-Abdominales es lo que te está faltando.

Azul se sirve una papa y piensa en mandar a la reverenda concha de la lora a todo y a todos, después de todo, nunca vale su propia opinión.
Termina la cena, los padres de Azul se van.
Azul empieza en una crisis nerviosa, y empieza a hablar con ¿la única? Amiga que tiene, que es de internet y sabe sus problemas.

-¿Cómo estas?
+Para el orto.
-¿Por que?
+Por que soy una gorda de mierda.
-Por dios, Blu, no sos gorda.
+Tenés razón, soy obesa.
-Si vos sos obesa ¿yo que soy? Una ballena blanca astral.
(Azul rápidamente recuerda un episodio, de cuando era pequeña, que le decían ballena azul. No lo soporta, y se le empieza a cerrar la garganta poco a poco)
+No te compares conmigo.
-Es que.
+No te podes comparar conmigo. Vos sabes la visión que tengo de la realidad.
-Pero Azul, no sos gorda.
+Si, soy gorda gorda gorda, OBESA, eso es lo que soy. ¿Sabes que? Ahora voy a vomitar todo lo que comí.

Azul se aleja de la computadora rápidamente, corre hasta la cocina y toma un vaso con agua, se lo toma rápidamente mientras va corriendo al baño. Se mete los dedos en la boca. Le duele, le arde, sale agua, salen lágrimas de sus ojos. Para un segundo, acomoda su cabello, Azul siente que se le van a salir los ojos, pero vuelve a intentarlo. Está enceguecida por el odio hacia sí misma que siente, su rabia no la deja pensar, sigue metiéndose los dedos en la boca, y nada logra salir, hasta, que empieza a desgustar en su boca, nuevamente, lo que parece ser el poco de sidra que tomó.
Azul se endereza, se limpia las lágrimas, y sigue pensando que esta vez NO para hasta que salga absolutamente todo. Azul sigue intentando, lastimándose la garganta. Hasta que escucha el ruido de la cerradura abriéndose. Eran sus padres, habían vuelto.
Rapidamente Azul se lava la cara, tira la cadena y toma agua. Y va a saludar a su madre mientras se seca desesperadamente la cara con su vestido.
Se sienta en la computadora y se pone a chatear con otra persona que parece querer leerla, y Azul accede, ¿por que no? Es una persona que no conoce personalmente, y le viene bien un poco de desahogo.

-Contame algo
+Em… ¿Qué te puedo decir? Me duele la garganta.
-¿Por que? ¿Qué comiste?
+Mas bien,  que quise vomitar.
-No entiendo a la gente que hace esas cosas. ¿No te das cuenta que te hace peor? ¿O realmente tenias ganas de vomitar.
+Realmente tenia ganas de ser flaca…
-¿Y pensas que eso sirve?
+Y… La verdad es que sí.
-Realmente eso no te ayuda a vos.
+Realmente no, pero no puedo hacer nada.
-Sí que podes hacer algo por vos…
+No, gracias, pero no.
-Realmente no te conozco mucho, pero  si vos no queres hacer nada, no creo que se solucione.
+En realidad si quiero hacer algo. Y eso sería bajar de peso. Pero seguimos en la misma.
-¿Y por que  no lo podes hacer?
+Por que lo quiero hacer ya. Quiero ser flaca hoy, ahora.
-a ver, y pensas qe por vomitar bajas de peso? es una boludez, no se como podes pensar así.
+ Creeme, yo tampoco.
-¿Y entonces? ¿Por qué no dejas de hacer esas cosas? No sirven para nada y solo te hacen mal.
+Sí que sirven. Sirven para matarme más rápido.
-…


Azul piensa. No sabe que va a hacer. A través de la ventana escucha como a su perro le cuesta respirar. Se acuerda de que estaba enfermo, sale, y después de un rato logra entrarlo. Lo sienta, toma un té, sumerge una servilleta en él, y empieza lentamente a limpiarle las lagañas que tiene. Nota que tiene la nariz tapada por mocos. Por más que le de asco, no puede dejar al animal así por moral, y le trata de sacar los mocos. Lo logra. Se vuelve a sentar en la computadora, y el perro se acerca y apoya su cabeza sobre sus rodillas. El quiere mimos. Azul está de mal humor, enojada, pero lo hace. Cuando trata de poner sus manos sobre el teclado, el perro la muerde suavemente, se da cuenta que quiere; quiere cariño, y afecto. Está así durante 5 minutos, hasta que empieza a sonar “Let it be” en el reproductor de música. Azul mira al perro y le empieza a cantar. Su estado de ánimo está cambiando, y Azul lo presiente.
Azul está sintiendo amor. Amor por el perro. Azul está recibiendo y dando todo ese cariño que le faltaba y tenía acumulado. Al cabo de unos minutos, el perro está animado, camina alegremente por la casa, mueve la cola y juguetea con las manos de Azul. Azul se pone alegre. Realmente ve lo que logró haciendo tan poco. Las preocupaciones se fueron. No le importa ser gorda o flaca. No le interesa. Solo le interesa en lo bien que se sintió ayudar al otro, y que a su vez, este lo ayude a ella.
Azul siente que es raro, pero que no le importa. Ese perro le hizo bien. La hizo olvidarse de todo lo malo.
Y por eso, Azul está escribiendo acá.

21 comentarios:

Lenna dijo...

Que haríamos sino pudiesemos escribir. Ayudar y que nos ayuden, es lo que nos mantiene.
Me encantó bonita =)

Mel dijo...

me he sentido tan identificada, azul.

Chinkii dijo...

Wow yo ... no se me ocurre que decir, esto que has escrito es mi dia a dia. Espero que estes mejor.
Al fin he podido darme un tiempo para pasar por los blogs, esta semana ha sido bastante cansada y la que viene peor :/ , gracias por estar conmigo, me fastidia no tener tiempo para visitar tu blog , si sabes que me encanta no?

MUCHISIMAS GRACIAS por la sorpresa, que lindo de tu parte :)
un besote

Chinkii dijo...

Ya me puse al dia con tus entradas, como te explico: Me encanta tu blog :D
de donde eres?

*Frenesi* dijo...

Es trágico, pero a la vez muy lindo lo que escribiste. Es increíble el cariño que puede dar un perro a cambio de nada.
Me dejaste sin palabras.

Beso ♥

Rodrii dijo...

Azul.. esta historia me conmovio... demuestra que amor podemos recibir de muchas formas y de diferentes seres...
espero que estes mucho mejor...
Gracias por comentar mi post en mi blog

#~Rodrii

Valeery :) dijo...

"Vos no estás enferma..." ¿y qué saben ellos? ¿Están dentro de tu cabeza o algo? Tia siento mucho que te sintieras tan mal de querer vomitar, en serio qeu estoy triste :(
Pero bueno, menos mal que por ahí estba tu perrito para demostrarte que a pesar de no ser flaca, hay algo bueno en ti. Porque en realidad, hay muchas cosas buenas en ti :)
Un besito enorme linda :D

[coffe u.u] dijo...

Tu entradas *w* escribes encantador!
Así es de difícil el día, pero siempre hay una cosa esperando salvarnos, solo hay que mirar.

Cielo Stracci dijo...

Wow realmente tus entradas me dejan pensando, realmente admiro tu facilidad de escribir, te diferencias es genial. Son fantasticos esos momentos en los que las pequeñas cosas te hacen feliz.

Juliana dijo...

querida Azul.
No sabes lo identificada que me siento. Yo tambien soy grande, demaciado. Quiero ser flaca... y ya.
Mi madre tambien me dice lo mismo, y mi padre es igual.
La gente tambien me dice que no comer está mal. Pero ellos no saben lo mal que se siente ser asi, grande y gorda.

Tu entrada fue espectacular, ahora sigo tu blog.

besos, bya

Victoria María dijo...

Los padres son re idiotas a veces y dicen cosas hirientes sin darse cuenta -quiero creer que sin darse cuenta-. Miles de veces me dijeron "pará de comer, estás muy gorda". Y después me dicen que no, son así.
En fin, los animales son lo más lindo del mundo, a mí siempre me alegran. Mi perrito, cuando lloro, me lame la cara jaja.
Te sigo. Besos.

yaraaaa's. dijo...

te entiendo tanto, tengo un blog privado qué solo yo lo leo, posta que me parte el alma lo que escribiste, y lo entiendo. Mi vieja sin darse cuenta me hace mierda con lo que dice como 'mira esa panza! tenes que bajar :s' o que estoy re gordita, que esto no y lo otro no. s:

PD: soy de formspring y entre a tu blog, ñee, chica wafle(?

gonzalovillagra94 dijo...

te llega al alma encerio

Gonza :) espero que estes bien :)

Rocio Victoria dijo...

No sabes como me gustó. Por poco se me cae una lágrima, pero por suerte el final es feliz. Yo creo que te comprendo bastante, por que a veces me siento así, un poco más light pero buen. Espero que estés bien. Y en cuanto a los anónimos de FP en serio no les des bola! VOS hace tu vida y si te insultan o demás es por que no conoces como sos ni como te sentís.

Miranda. dijo...

Esto me deprimió increíblemente. Ni sé por qué te lo digo, pero se supone que los comentarios son para poner lo que uno piensa... Aún así fue bueno leerlo y no me arrepiento.

Anónimo dijo...

BUENISIMO TU BLOOOOOOG. SOS UNA GGGGGROSA atte : chica qe saco tu blog del form (:

Antonia o Asumi dijo...

Me deprimió , escribís muy bien , genial!
y creo que identificaste a varias personas(a mi también)

tamy dijo...

sos igual qqque yo. pero nunca lo hubiera escrito yo.
sos grosa

Miss Congeniality (Temporary Insanity) ღ dijo...

Hace tiempo no me pasaba, mis disculpas, estaba ausente de mi misma.

Qué lindo tu perro, el mío, el pobre se soporta mis arranques de odio a mi misma, me persigue todo el día por la casa como si supiera que hago algo malo o atracándome o ayunando, me hace sentir culpable y termino queriendo largarlo a gritos y golpes, nunca le hago más que gritar y luego golpearme a mi misma por ser tan mala persona con el, que es todo un amor.

Me fui por las ramas, pero te entiendo, la sensación de amor de recibir y dar.
Hey, si quieres y necesitas hablar agrégame: letmebeyourlittlesecret@hotmail.com
Sería agradable charlar y así ya tienes dos amigas msn (?) jjjjaja
Fuerza!

Anónimo dijo...

increible,me gustó mucho
me dejó pensando demasiado.
y por sobretodo te entiendo.
saludos

Naai de Jonas dijo...

me encanto como lo escribiste, muy muy lindo, me identifique demasiado. Es hermoso tu blog <3